El pan, clave para conocer el desarrollo humano

Del estudio de este alimento se descubre la gran cantidad de conocimientos que tenía las sociedades neolíticas


La erupción del Monte Vesubio fue una catástrofe para Pompeya y una alegría para los arqueólogos que estudian la historia de la humanidad. Entre los restos conservados gracias a las cenizas aparece incluso un pan, totalmente carbonizado, pero ejemplo del desarrollo humano.

La exposición Prehistoria de la comida-Los orígenes del pan, que se muestra en el Museo Arqueológico Nacional de Altamura (Italia), explora cómo el estudio de los alimentos permite demostrar la evolución de las sociedades.

En el poblado neolítico de La Marmotta, en el lago de Bracciano, en las ruinas de la aldea de Castione Marchesi (Parma) y también en otros lugares del Mediterráneo, como en el poblado neolítico de Mersin, en Turquía, se han encontrado fragmentos de pan sin levadura, hechos más de 2.500 antes del desastre en Pompeya.

El pan es un producto extraordinario, el único que permite destapar los numerosos conocimientos humanos: de la fertilidad de la tierra a los métodos de cultivo, desde la recogida de la cosecha al procesamiento de semillas.

La exposición tiene como objetivo, precisamente, analizar las etapas fundamentales que han llevado a desarrollar muchas técnicas que han permitido a los humanos alimentarse: el control de la naturaleza; el trabajo del paisaje natural; la construcción de campos, caminos y bosques; la edificación de aldeas, casas con cocina, pozos y canales; y la aplicación de todos los instrumentos necesarios para la agricultura (hachas), almacenamiento (silos) y procesamiento del producto (molinos y piedras de molino). 

Además se puede comprobar la organización social sorprendentemente actual, con división de tareas y funciones y la magia de la religiosidad con el binomio fecundidad-fertilidad de estos grupos que conforman una sociedad humana muy actual y moderna. 

La llamada Revolución Neolítica (siglo VIII a.C.) representó, entre otras cosas, la difusión de una serie de plantas para uso alimentario, tales como el trigo y la cebada. Estos ingredientes eran originarios de Oriente Próximo. Su descubrimiento en la región de Apulia determina que las técnicas el cultivo agrícola ya se había exportado de un lugar a otro.

Entradas populares