Descubren antigua tumba de guardián del templo del Dios Amón

La tumba fue localizada en la ciudad de Luxor, a unos 600 kilómetros al sur de El Cairo


El ministro de Antigüedades de Egipto, Manduh al Damati, anunció el pasado martes a través de un comunicado el descubrimiento de la tumba faraónica del guardián del dios Amón, que data del 1554-1304 antes de Cristo.

La tumba fue encontrada por arquéologos estadounidenses que realizaban excavaciones en la zona de Al Qarna, y fueron ellos quienes afirmaron que se trataba del mausoleo llamado "guardián de la puerta del dios Amón", que pertenece a la XVIII dinastía faraónica, ubicada en la ciudad de Luxor, a 600 kilómetros al sur de El Cairo.

La tumba, que según los arqueólogos pertenece a una persona identificada como Amenhoteb, tiene forma de letra T y está compuesto por un primer salón de 5,10 y 1,50 metros de largo y ancho. Dicha sala conduce a otro salón que tiene un pequeño nicho inconcluso y una entrada a una cámara lateral de dos metros cuadrados, que tiene en su centro un pozo. 

"La tumba contiene varias escenas maravillosas pintadas en yeso", dijo Mamdouh Eldamaty, en el comunicado.

"Muchas de las escenas representan al dueño de la tumba y su esposa frente a una mesa con ofrendas y una vista de una diosa cuidando a un niño de la familia real, así como representaciones de la vida cotidiana", añadió.

Sin embargo, el director general de Antigüedades del Alto Egipto, Sultan Aid, dijo que el lugar del guardián del templo fue dañado por razones desconocidas. "La tumba fue dañada premeditadamente, ya que algunas de sus escenas e inscripciones jeroglíficas fueron raspadas, entre ellos los nombres y títulos del dios Amón y del difunto" afirmó. 

Eldamaty, además dijo en otro comunicado que también se había descubierto en la provincia de Ismailía, junto al Canal de Suez, una casa de descanso real perteneciente al faraón Tutmosis II, también de la XVIII Dinastía del Imperio Nuevo.

Entradas populares