Dos explosiones en Bogotá trasladan a los colombianos a épocas pasadas

Los habitantes de la capital colombiana, acostumbrados a la tranquilidad desde hace una década, reviven los tiempos más oscuros del terrorismo en una tarde de rumores


“Ola terrorista en Bogotá”. Esos eran los titulares de la prensa colombiana en la tarde del jueves cuando fue confirmada la explosión de dos artefactos explosivos con 40 minutos de diferencia, uno en la zona financiera de Bogotá, y otro en la zona industrial.

A partir de ese momento la ciudad se volvió más caótica que de costumbre. El tráfico en aquellas zonas altamente concurridas era demencial y las redes sociales estaban saturadas. Por si fuera poco, la desinformación era la reina del momento.

Finalmente el comandante de la Policía de Bogotá, Humberto Guatibonza, desmintió la existencia de una tercera explosión, pero ya era demasiado tarde para calmar los nervios de punta de los bogotanos, que nuevamente se sienten amenazados.

“Explosión en la 72 con carrera 9 en Bogotá. En el centro financiero ¿Terrorismo? Muy posible. Bienvenidos al pasado”, tuiteó Pacho Santos, candidato a la alcaldía de Bogotá por el opositor Centro Democrático.

Sus palabras están relacionadas con  la interrupción de la relativa calma que se vivía en la ciudad desde hace varios años, y que desafortunadamente que ha mermado en los últimos meses. Hasta las declaraciones de las autoridades se asimilan a las de aquel tiempo de terror que se vivió por la ola del narcotráfico en décadas pasadas.

“En el pasado hemos logrado capturar a las personas que colocaron este año unos petardos en Bogotá. Esta vez no va a ser diferente. Vamos a capturarlos”, dijo Guatibonza para tratar de tranquilizar a la ciudadanía.

“Toda la policía de Bogotá está pendiente de la ciudad. Tenemos policías en las calles y, junto con el Ejército Nacional, un plan para blindar a Bogotá”, agregó el comandante, quien además manifestó que ejecutarán un plan de inteligencia de las fuerzas militares para realizar un trabajo conjunto por toda Bogotá para blindar a la ciudad de potenciales actos terroristas.

Pero estas palabras son simples paños de agua tibia para la ciudadanía. Unas 10 personas resultaron heridas y la primera hipótesis que hay es que los responsables serían integrantes de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), y no simple grupos delincuenciales como ocurrió en ocasiones anteriores. ¿El motivo? Aún se desconoce, pero se cree que era un ataque directo contra un fondo de pensiones llamado Porvenir, pues las explosiones fueron en dos sedes de la compañía.

“Tengo bastante miedo de volver a la oficina, no sé cómo habrán quedado las cosas después de ese explosivo, la imagen que tengo presente me asusta bastante, tengo miedo de regresar”, contó a Caracol Radio, Vanesa García, una joven de 21 años que trabaja en el segundo piso de uno de los edificios afectados por explosión.

Aunque ya salió del centro hospitalario, todavía siente un fuerte dolor en pecho por los gases que inhaló en el momento de la explosión. Pero Vanesa no es la única. En este momento, muchos bogotanos se sienten inseguros de transitar por la ciudad porque nadie puede predecir cuál será el próximo objetivo.

Para muchos, la situación reviste mayor gravedad por el hecho de que los atentados sucedieron en un momento en que ni el alcalde Gustavo Petro ni el presidente Juan Manuel Santos se encontraban en el país. De hecho, Santos tuvo que cancelar su agenda y regresar de emergencia para presidir un consejo de seguridad.

Por el momento, las autoridades buscan a una mujer que tendría nexos con el ELN que habría puesto un paquete bomba en una de las sedes.

Asimismo, se están haciendo retratos hablados y el Gobierno ofrece hasta 100 millones de pesos por información que contribuya a dar con el paradero de los responsables.

Por su parte, desde las explosiones que ocurrieron hace unos meses, algunas empresas aledañas a los sectores donde ocurrieron han advertido a sus empleados que tomen medidas de seguridad.

Entradas populares