Desentierran restos de un campamento de una Legión romana de 2.000 años en Israel

Este lugar se encuentra en Legio, cerca de Megido en lo que hoy es el norte de Israel


Roma tuvo bajo su dominio a toda Palestina entre los siglos I y II d.C., y en ese tiempo se produjeron dos levantamientos judíos contra los romanos. El establecimiento de una Legión romana como avanzadilla en Galilea pudo existir para evitar que las revueltas del siglo II se expandiesen por el norte y este campamento, el único que se conoce de este tipo en la parte este del Imperio romano, está ahora excavándose.



Este lugar se encuentra en Legio, cerca de Megido en lo que hoy es el norte de Israel. Eran los cuarteles de la Sexta Legión, ubicado allí después de la Revolución judía del 66-67 d.C. y probablemente mantuvo el orden durante la rebelión de Bar Kochba entre el 132-135 d.C. en Galilea.

‘The Times of Israel‘ informa de que los gobernantes romanos instalaron dos legiones en Palestina para mantener el orden, incluyendo la que está siendo excavada cerca de Megido (la otra es la de Jerusalén). La localización permanente de personal militar de la Sexta Legión ha sido conocida recientemente.

Se han llevado a cabo excavaciones por parte del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y la Autoridad Israelí de Antigüedades, además de realizarse estudios aéreos en la zona y analizar el suelo del área, lo cual indicaba que allí había habido una estructura militar romana.

Los arqueólogos han estado excavando un gran edificio que pudo ser la residencia de los comandantes, en donde han hallado tejas de cerámica con azulejos que llevaban inscrita la marca de la Legión, alcantarillas y diversos edificios. Todas estas construcciones apuntan a que en el lugar había un cuartel de avanzadilla.

Matthew J. Adams, del Instituto Albright y co-director de la excavación, ha afirmado los siguiente: “Todo nuestro conocimiento de la arquitectura militar romana, y especialmente de las legiones romanas de este período, viene de los puestos del Imperio del oeste, Alemania, Gran Bretaña y la Galia“.

Los romanos tenían un situación complicada en sus manos en el siglo I d.C. porque, según explica Adams, estaban ante una población “levantisca” y les costó cuatro años controlarla después de que se produjese el primer levantamiento. El establecimiento militar romano estaba en una encrucijada de caminos entre Megido, el Mar de Galilea y Damasco.

“Como resultado de la primera revuelta judía, empezó la emigración de gran cantidad de la población judía a Judea del norte“, explica Adams. “Galilea se fue convirtiendo en un centro de actividad judía. Probablemente por eso se trasladó una Legión a ese lugar, para controlar a la población que podía levantarse“.

Entradas populares