La FIFA le pagó a Irlanda para que no le hiciera juicio por un gol polémico

El ente rector del fútbol mundial transfirió cinco millones de dólares a la federación de ese país para que no iniciara acciones legales tras quedar fuera del Mundial de Sudáfrica 2010 


El presidente de la Asociación de Fútbol de Irlanda (FAI), John Delaney, reconoció este jueves que la FIFA le pagó a ese organismo para que no iniciara una demanda por el gol que el seleccionado de ese país recibió ante Francia en 2009, convertido tras una evidente mano del delantero Thierry Henry, que impidió que los británicos se clasificaran para el Mundial de Sudáfrica 2010.

"Estábamos convencidos de que teníamos suficientes elementos para ir a los tribunales contra la FIFA por el modo en que perdimos (el repechaje con Francia)", explicó Delaney, en una entrevista realizada por la radio estatal irlandesa RTE. "Llegamos a un acuerdo. Aquello fue un jueves y el lunes el pacto estaba redactado y firmado. Fue un acuerdo muy bueno y legítimo para la FAI", admitió el dirigente.

Poco después de las palabras de Delaney llegó la confirmación desde Zurich. "En enero de 2010, la FIFA y la FAI llegaron a un acuerdo para poner fin a sus diferencias. La FIFA había acordado entonces un préstamo de cinco millones de dólares a la FAI para la construcción de un estadio en Irlanda. En ese mismo momento, la UEFA había desbloqueado también fondos para el mismo recinto", indicó el organismo rector a través de un comunicado.

El partido en cuestión, correspondiente a la vuelta de uno de los repechajes europeos para el Mundial de Sudáfrica, se disputó el 18 de noviembre de 2009 en el estadio Saint Denis. En la ida, los dirigidos por Raymond Domenech se habían impuesto 1-0, pero en la revancha los británicos se impusieron por el mismo marcador en los 90 minutos, con un gol de Robbie Keane, y forzaron un alargue.

A los 14 minutos del primer tiempo suplementario y luego de un centro largo desde la derecha, Henry controló el balón con la mano y se lo sirvió a William Gallas, quien marcó el 1-1 que permitió que los locales sellaran su pasaporte a la Copa del Mundo.

La FAI pidió entonces que se volviera a jugar el encuentro, pero la FIFA se apuró a aclarar que no se iba a repetir el partido. El presidente del ente rector del fútbol mundial, Joseph Blatter, habló de una eventual "compensación moral" que, por lo declarado ahora por Delaney, también tuvo su veta económica.

Entradas populares