Desalinización en Israel

“Con la ayuda del mar, Israel supera un viejo enemigo: la Sequía”


En la época más extrema  de sequía, Shabi Zvieli, un jardinero de Israel, temía por su vida.​
A causa de un alto impuesto por el consumo excesivo de agua en los hogares, penalizando las familias con jardines, piscinas o tuberías con fugas. 

Así que muchos de los clientes del Sr. Zvieli pasaron a tener césped sintético y canjearon sus flores de temporada por plantas autóctonas resistentes más adaptadas a un clima semiárido. “Me preocupaba en que se convertiría la jardinería” dijo el Sr. Zvieli, de 56 años, que ha atendido a sus clientes durante aproximadamente 25 años.

En todo el país, a los israelíes se les pidió reducir su tiempo de ducha por dos minutos. Fue prohibido lavar los coches con mangueras y a aquellos pocos lo suficientemente ricos como para absorber el costo de mantener un césped natural se les permitía regar sólo de noche.

“Estábamos en una situación muy cercana a que alguien abriera un grifo en algún lugar del país y no saldría agua”, dijo Uri Schor, el portavoz y director de la educación pública de la Autoridad de Agua del Gobierno.

Pero eso fue hace unos seis años. Hoy en día, hay abundante agua en Israel. Una versión más ligera de la campaña de un viejo “Israel se está secando” se convirtió en la campaña para anunciar pañales para bebés. “El miedo ha desaparecido”, dijo el Sr. Zvieli, cuyos clientes han vuelto a plantar flores.

Al igual que en California y otras áreas del oeste de los Estados Unidos luchan con una sequía extrema, una revolución ha tenido lugar aquí. Un esfuerzo nacional importante para desalinizar el agua del mar Mediterráneo y de reciclar las aguas residuales ha proporcionado al país suficiente agua para todas sus necesidades, incluso durante las sequías más severas. 

Más del 50 por ciento del agua para los hogares de Israel, la agricultura y la industria se produce ahora artificialmente.

Durante los años de sequía, los agricultores en Ramat Rachel, un kibutz en las afueras al sur de Jerusalén, han tomado medidas para economizar agua como el desarraigo de manzanos viejos en los huertos algunos años antes de su tiempo. 

Con la nueva era de  abundancia, las asignaciones de agua para los agricultores israelíes que habían sido recortadas se han recuperado nuevamente, aunque el precio también ha subido.

“Ahora no hay problema de agua”, dijo Shaul Ben-Dov, un agrónomo en Ramat Rachel. “El precio es más alto, pero podemos vivir una vida normal en un país que la mitad es desierto”.

Con parte de su clima mediterráneo, otra  parte de clima desértico, Israel había sufrido de una escasez crónica y la explotación de sus recursos naturales de agua durante décadas.

El agua dulce natural a disposición de Israel en un año promedio no cubre su uso total de aproximadamente 525 billones de galones. La demanda de agua potable se prevé que aumente a 515 billones de galones en 2030, de 317 billones de galones este año.
El cambio se produjo por una sequía de siete años, una de las más severas que azotó al  Israel moderno, que comenzó en 2005 y alcanzó su punto máximo en el invierno de 2008 a 2009. 

Las principales fuentes naturales de agua del país - el mar de Galilea en el norte y los acuíferos costeros y montañosos - fueron gravemente diezmadas, amenazando un deterioro potencialmente irreversible de la calidad del agua.

Las medidas para aumentar la oferta y reducir la demanda se aceleraron, supervisadas por la Autoridad del Agua, una poderosa agencia interministerial creada en 2007.

La Desalinización emergió como uno de los focos de los esfuerzos del gobierno, con cuatro plantas principales operando en el último decenio. Un quinto debería estar listo para operar en cuestión de meses. Juntos, iban a producir un total de más de 130 millones de galones de agua potable al año, con una meta de 200 billones de galones para el 2020.

Israel, mientras tanto, se ha convertido en el líder mundial del reciclaje y de la reutilización de aguas residuales para la agricultura. Se trata del 86% de sus aguas residuales domésticas y de aguas recicladas para uso agrícola - alrededor del 55% del total de agua utilizada para la agricultura. 

España ocupa el segundo lugar después de  Israel,  el reciclaje de un 17 % de su efluente, mientras que Estados Unidos recicla apenas un 1 %, según datos de la Autoridad del Agua.

Antes del establecimiento de la Autoridad del Agua, varios ministerios fueron los responsables de los diferentes aspectos de la cuestión del agua, cada uno con sus propios intereses y grupos de presión.

“Había abundante hidro-política”, dijo Eli Feinerman de la Facultad de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en la Universidad Hebrea de Jerusalén, quien se desempeñó durante años como representante público en el Consejo de la Autoridad. “La mano derecha no sabía lo que estaba haciendo la izquierda”.

El gobierno israelí comenzó por hacer grandes recortes en las cuotas de agua anuales para los agricultores, poniendo fin a décadas de uso excesivo de agua fuertemente subsidiada para la agricultura.

El impuesto para el excesivo uso doméstico se redujo a finales del 2009 y se introdujo un sistema de tarifas de dos niveles. El uso regular de agua para el hogar está subvencionado por una tasa ligeramente más alta pagada por aquellos que consumen más de la asignación básica.

Los representantes de la Autoridad del Agua fueron casa por casa ofreciendo instalar los dispositivos libres de cabezales de ducha y grifos que inyectan aire en la corriente de agua, ahorrando  alrededor de un tercio del agua utilizada sin dejar de dar la impresión de un fuerte flujo.

Las autoridades dicen que el uso más inteligente de agua ha llevado a una reducción en el consumo de los hogares de hasta 18 % en los últimos años.

Y en lugar de que las autoridades municipales sean responsables del mantenimiento de las redes de tuberías de la ciudad, se han formado corporaciones locales. El dinero recaudado por el agua se reinvierte en la infraestructura.

Mekorot, la Compañía Nacional de Agua, construyó la red de agua nacional hace 50 años, un sistema de transporte de agua desde el Mar de Galilea al norte de Israel a través del centro densamente poblado hacia la región árida del sur. 

Ahora se está construyendo una nueva infraestructura para transportar el agua del oeste al este, desde la costa mediterránea hacia el interior del país.

En el árido Medio Oriente, el agua también tiene implicaciones estratégicas. Las luchas entre Israel y sus vecinos árabes por los derechos de agua en la cuenca del río Jordán han contribuido a las tensiones que han provocado la guerra de 1967.

Israel, que comparte el acuífero de la montaña con Cisjordania, dice que ofrece a los palestinos más agua de lo que está obligado en virtud de los acuerdos de paz existentes. Los palestinos dicen que no es suficiente y que es demasiado cara. Una nueva era de generosidad de agua podría ayudar a impulsar las relaciones con los palestinos y con Jordania.

La desalinización, rechazada por muchos como una energía  costosa con una huella de pesado carbono, se convierte en la tecnología de avanzada cada vez más barata, más limpia y más eficiente de energía, Sidney Loeb, el científico estadounidense que inventó el popular método de ósmosis inversa, reside en Israel desde el año 1967 y ha  enseñado su método a los profesionales del agua.

La Planta Desalinizadora de Sorek se encuentra ubicada en la tierra arenosa a unas nueve millas al sur de Tel Aviv. Se dice que es la planta más grande de su tipo en el mundo, que produce 40 billones de galones de agua potable al año, suficiente para alrededor de un sexta parte de aproximadamente ocho millones de ciudadanos israelíes.

Miriam Faigon, la Directora del Departamento de soluciones en Tecnologías de la IDE, la compañía israelí que construyó tres de las plantas a lo largo del Mediterráneo, dijo que la compañía había reducido niveles de energía y costos con las nuevas tecnologías y con una variedad de métodos prácticos.

En virtud de un complejo acuerdo, las plantas serán transferidas a la propiedad del estado después de 25 años. Por ahora, el Estado compra el agua desalada de Sorek por unos relativamente baratos 58 centavos de dólar por metro cúbico - más que el agua de lluvia gratis, reconoció la Sra Faigon.

Ambientalistas israelíes dicen que la carrera por la desalinización ha llegado en parte a expensas de alternativas como el tratamiento de las reservas de agua naturales que se han contaminado por la industria, en particular las industrias militares en la llanura costera.

“Sin duda sentimos que Israel necesitaba avanzar hacia la desalinización", dijo Sarit Caspi-Oron, una experta en agua para la organización no gubernamental israelí Unión para la Defensa Ambiental.
 
“Pero es una cuestión de cuánto y de cuáles son las prioridades. Nuestra primera prioridad fue la conservación, el tratamiento y la recuperación de nuestras fuentes de agua”.

Algunos ambientalistas también dicen que el método de acceso de agua de  alta mar utilizada por las plantas de desalinización de Israel, de acuerdo con las regulaciones locales, en contraposición al acceso  del subsuelo, tiene un efecto potencialmente destructivo sobre la vida marina, absorbiendo  billones de huevos y larvas de peces.

Pero Boaz Mayzel, biólogo marino de la Unión Israelí para la Defensa del Ambiente, dijo que los efectos aún no se conocen y tendrán que ser comprobados con el tiempo.

Algunos israelíes son escépticos acerca de la revolución del agua. Tsur Shezaf, un periodista israelí y el propietario de una granja que produce vino y olivas en el Negev meridional, argumenta que la desalinización es esencialmente una privatización por parte de Israel del suministro de agua que beneficia a unos pocos magnates, mientras que el reciclaje para la agricultura permite al estado vender el mismo agua dos veces.

Sr. Shezaf planta sus vides de una manera que maximiza el uso de las aguas naturales de la zona, como en la antigüedad, e irriga el resto del año con una mezcla de agua desalada y agua dulce. Prefiere evitar el agua reciclada más barata, dice, porque, “Usted no sabe exactamente lo que está recibiendo”.

Pero los expertos dicen que las aguas residuales de la densamente poblada zona de Tel Aviv de Israel son tratadas a un nivel tan alto que ningún daño sería provocado a quienes accidentalmente las hayan bebido.​

Entradas populares