Mohamed Mursi, el ex presidente egipcio, fue condenado a muerte por espionaje

El líder islamista fue encontrado culpable por haber conspirado en 2011 con la organización palestina Hamas y la libanesa Hezbolah para organizar una fuga carcelaria masiva


Un tribunal de El Cairo condenó hoy a muerte al ex presidente egipcio Mohamed Mursi y a más de un centenar de miembros de los Hermanos Musulmanes por orquestar una fuga carcelaria masiva durante las revueltas de 2011 contra Hosni Mubarak.

El Tribunal Criminal de El Cairo enviará ahora las sentencias a la máxima autoridad legal islámica del país, el gran muftí, para que emita una opinión no vinculante, como estable la legislación. La sesión para confirmar las sentencias tendrá lugar el 2 de junio. El fallo se puede apelar.

Además fueron condenadas a muerte otras 16 personas por conspirar con la organización palestina Hamas y la libanesa Hezbolah para desestabilizar el país. Entre ellas están Jairat al Shater y Mohamed Beltagi, miembros de la cúpula de los Hermanos Musulmanes, organización ahora prohibida en el país.

En nombre de Mursi no figuraba entre esos condenados, aunque también el ex presidente estaba acusado de conspirar con esas organizaciones extranjeras.

En total fueron condenados a muerte más de un centenar de personas. La organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional calificó de "farsa" lo ocurrido.

Las acusaciones están relacionadas con la fuga de miles de prisioneros, incluidos presos políticos, de cárceles en todo el país durante la situación caótica generada por el levantamiento popular contra Mubarak.

Mursi fue arrestado poco después del inicio de la revuelta contra Mubarak, a finales de enero de 2011, pero unos días después escapó de la prisión de Wadi al Natrun, situada a 160 kilómetros al noroeste de la capital egipcia. Esa huída se produjo después de que el régimen de Mubarak retirase el personal de vigilancia de varias cárceles, entre ellas la de Wadi al Natrun, para sembrar el caos en el país.

En 2012 Mursi se convirtió en el primer presidente elegido democráticamente en Egipto, pero en julio de 2013 fue derrocado por el Ejército tras protestas masivas contra su estilo autoritario. Desde entonces se encuentra en prisión, mientras que el jefe militar Abdel Fatah al Sisi, que lideró el golpe de Estado, se convirtió en presidente del país tras las elecciones de junio del año pasado.

Entradas populares