Detienen a funcionarios de FIFA por cargos de corrupción; se espera su extraditación a EEUU

Para la fiscal general de EE.UU., los funcionarios de la FIFA “usaron su puesto para obtener dinero ilegal”


Varios dirigentes del órgano de gobierno del fútbol a nivel internacional, la FIFA, fueron detenidos este miércoles en Suiza a petición de la Justicia estadounidense, que ha solicitado su extradición para juzgarlos por presunta corrupción, según informó The New York Times.

Según Loretta Lynch, secretaria de justicia, los investigadores descubrieron 110 millones de dólares en sobornos relacionados con la planificación de la Copa América de 2016, organizada para conmemorar el centenario del torneo y que se realizará por primera vez en Estados Unidos.

La operación fue llevada a cabo a primera hora por la Policía suiza en el lujoso hotel Baur au Lac, en los Alpes, donde los dirigentes se reúnen para su encuentro anual. Tras pedir las llaves en conserjería, los agentes se dirigieron a las habitaciones para proceder a los arrestos.

El diario The New York Times explicó cómo un alto cargo de la FIFA (a quien no identifica) fue "dirigido por las autoridades desde su habitación a una puerta trasera para abandonar el hotel, permitiéndole llevar consigo su equipaje".

Los cargos que la Justicia de Estados Unidos presenta contra los dirigentes del fútbol mundial giran en torno a la "corrupción generalizada durante las dos últimas décadas", en relación a las adjudicaciones de sedes para la Copa Mundial y a los acuerdos de mercadotecnia y derechos de explotación televisiva.

Los acusados

Según el periódico, que cita fuentes propias cercanas a la investigación, las acusaciones incluyen fraude, asociación delictiva y blanqueo de capitales, y van dirigidas contra "miembros del poderoso comité ejecutivo de la FIFA, que amasa un enorme poder y lleva a cabo sus negocios en gran medida en secreto".

La operación del Departamento de Justicia estadounidense implica a 14 dirigentes del fútbol mundial, aunque no todos ellos se encuentran en Zúrich para asistir a la reunión.

Los acusados, según The New York Times, son: Jeffrey Webb, de las Islas Caimán, Jack Warner, empresario, político y exejecutivo de fútbol; Eugenio Figueredo, de Uruguay, también vicepresidente y hasta 2014 presidente de la CONMEBOL; Eduardo Li, presidente de la Federación Costarricense de Fútbol; Nicolás Leoz, dirigente deportivo de Paraguay; José María Marin, futbolista, abogado y político; Julio Rocha, funcionario de la Federación de Fútbol de Nicaragua; Rafael Esquivel, dirigente de fútbol español que es presidente de la Federación Venezolana de Fútbol; Costas Takkas, presidente agregado de la CONCACAF y exsecretario general de laFederación de Fútbol de Islas Caimán; Aaron Davidson, promotor de eventos de fútbol; Alejandro Burzaco, presidente de la empresa de marketing Torneos y Competencias; Hugo Jinkis, propietario de la empresa Full Play; Mariano Jinkis, hijo de Hugo y vicepresidente de Full Play y José Margulies, acusado de ser un intermediario que facilita acciones ilegales.

Seis de los siete que ya ha sido arrestados, se oponen a ser extraditados a Estados Unidos, informó el Ministerio de Justicia suizo. También indicó que las autoridades tienen 40 días para presentar una solicitud oficial de extradición.

Uno de los detenidos, que no fue identificado, aceptó un "proceso de extradición simplificado", lo que significa que puede ser enviado a Estados Unidos en los próximos días.

La FIFA dice que es "la parte perjudicada"

Ante el escándalo, la FIFA afirmó que es la "parte perjudicada" en las investigaciones judiciales por corrupción. Garantizó que coopera plenamente con la justicia para su resolución.

"La FIFA es la parte perjudicada", sostuvo en una comparecencia ante prensa el director de Comunicaciones de la FIFA, Walter De Gregorio.

"No hay incautación de documentos en la FIFA. Ellos (los investigadores policiales) están aquí, pero nosotros estamos cooperando con ellos en nuestro propio interés", declaró.

Enviados del Ministerio Público de Suiza recabaron esta mañana documentos y datos electrónicos en la sede mundial de la FIFA en Zúrich, pero De Gregorio aseguró que este procedimiento se cumplió en total colaboración con el personal de la entidad deportiva.

La búsqueda de informaciones en los locales de la organización responde a una investigación abierta a petición de la propia FIFA en relación con la atribución de las sedes de las Copas del Mundo de 2018 en Rusia y 2022 en Catar.

En cambio, la detención de los responsables de la FIFA forma parte, en cambio, de un procedimiento aparte por corrupción iniciado por una fiscalía de Nueva York.

La coincidencia entre la detención de los funcionarios y la búsqueda de documentos y datos electrónicos ha causado confusión y llevado a muchos a creer que se trataba del mismo caso, cuando en realidad se trata de dos que, aunque marchan en paralelo, son distintos y van por separado.

En rueda de prensa, Gregorio intentó convencer de que la FIFA es la primera interesada en que cualquier hecho de corrupción se investigue y se castigue a los culpables.

"Esto no es bueno para nosotros en términos de imagen y reputación, pero sí para lograr la limpieza por la que hemos trabajado durante años", declaró.

Agregó que la mejor prueba de ello es que la propia FIFA haya pedido al Ministerio Público de Suiza abrir la investigación sobre la elección de Rusia y Catar como sedes de los próximos mundiales.

El portavoz aseguró que la FIFA era consciente de las consecuencias que ello tendría para su imagen: "Estamos en el buen camino... duele, no es fácil, pero es por donde tenemos que ir", insistió.

Rueda de prensa

La Justicia estadounidense no presenta cargos contra el presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, aunque las detenciones pueden suponer un escollo de cara a su reelección en las elecciones que se celebrarán el viernes y en las que opta a un quinto mandato al frente del fútbol mundial.

"Nos sorprende el tiempo durante el que esto se ha prolongado y cómo ha alcanzado a casi cada parte de lo que ha hecho la FIFA", indicó un agente de la ley al The New York Times sobre la presunta corrupción.

"Parece que llegase a cada elemento de la federación y que fuese su manera de hacer negocios. Es como si esto fuese corrupción institucionalizada", indicó.

La fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, y el director del FBI, James Comey, ofrecieron una rueda de prensa en Nueva York en donde explicaron los detalles de la acusación.

"Corrupción rampante, sistemática y profundamente enraizada". Con esta crudeza la fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, calificó la supuesta trama en la FIFA que habría sido desarticulada este miércoles.

Proceso separado

Además de la investigación hecha por Estados Unidos, la fiscalía suiza abrió una investigación separada por presuntas irregularidades de la FIFA en cuanto al proceso de  selección de las Copas del Mundo de 2018 y 2022, otorgadas a Rusia y Qatar respectivamente, reportó la cadena CNN en su página digital.

La Fiscalía suiza dijo que los sospechosos aceptaron sobornos por un total de más de $100 millones de dólares, desde principios de 1990 hasta ahora.

A cambio, dieron a medios de comunicación y firmas de publicidad los derechos de marketing y patrocinio de los partidos de fútbol en América Latina, dijo la fiscalía suiza, agrega CNN.

La ley de los Estados Unidos da amplia autoridad al Departamento de Justicia para llevar casos contra los extranjeros, una autoridad que los fiscales han utilizado en varias ocasiones en casos de terrorismo internacional.

Éstos pueden depender de la más mínima conexión con los Estados Unidos, al igual que el uso de un banco o proveedor de servicios de Internet de América.

El trato entre Suiza con Estados Unidos es inusual, ya que da a las autoridades suizas la facultad de denegar la extradición por delitos fiscales, pero en asuntos de derecho penal general, los suizos han acordado presentarlos en los tribunales estadounidenses.

Entradas populares