Seguros para mascotas, mercado al alza

La psicóloga Hilda Beatriz Salmerón García, consideró que dueños responsables procuran brindarles todo tipo de cuidados a sus mascotas a fin de garantizarles una vida larga


Para Maricela Rodríguez, atender a sus mascotas es lo más importante, porque considera a sus dos perros como miembros de su familia, a los que atiende como si fueran sus hijos pues aseguró que “Canelo y Buky  son mis compañeros fieles que nunca me van a dejar, y nunca me reclaman cuando llego tarde”.

Maricela vive sola y dice que su trabajo le da para darles lo mejor que pueda por lo que mencionó que los tiene asegurados, ya que muchas veces no es suficiente con visitar al veterinario,  porque al igual que los seres humanos también están expuestos a accidentes y enfermedades inesperadas que requieren de una serie de análisis y vacunas y “esto sí representa desembolsar un  gran  gasto”.

Dijo que desde hace un año contrató un seguro médico para sus mascotas, el cual le ha sido redituable tanto en la atención recibida como en los costos, porque la póliza de gastos médicos ampara enfermedades y accidentes y, en caso de fallecimiento se ofrece un servicio funeral.

Mascota compañera incondicional  

La psicóloga Hilda Beatriz Salmerón García, consideró que dueños responsables procuran brindarles todo tipo de cuidados a sus mascotas a fin de garantizarles una vida larga y placentera, sin importar el costo que ello represente, incluso hasta adquirir un seguro médico para esos seres vivos que se convierten en un acompañamiento incondicional, aumentado la autoestima y el sentido de responsabilidad.

Dijo que ante una sociedad globalizada donde hay mayor comunicación pero se carece de  verdaderos vínculos entre personas, la tenencia de animales de compañía es cada vez más creciente porque se han convertido en un soporte psicológico que reduce la sensación de soledad y permite la interacción de sus propietarios con el medio social que les rodea.

Este protagonismo del animal doméstico se da porque hoy  somos una sociedad que ha ido sensibilizándose hacia el maltrato, la explotación, la tortura, el abandono y la estigmatización a la que son sometidos; esta conciencia ha dado como fruto leyes de protección animal en el país promovidas, en gran parte por organizaciones proanimales.

Aseguradoras abren mercado

Gustavo Larios Velasco, presidente de la Asociación Mexicana por los Derechos de los Animales (AMEDEA), en entrevista para Siete24 consideró que es positivo que empresas como  Mapfre,  MediPet,  Nuugi Pet Care, impulsen un tipo de seguro médico para animales,  sin embargo, también se corre el riesgo de que sean abusivas, como las aseguradoras de los bancos que no cubren al cien por ciento lo que ofrecen.

De acuerdo con la aseguradora Nuugi Pet Care, en la actualidad existen 20 compañías que ofrecen seguros de salud en Estados Unidos y cinco más en Canadá.  En México, hasta el momento son tres las empresas que ofrecen diferentes pólizas para proteger a las mascotas.

Las pólizas cubren accidentes y enfermedades, responsabilidad civil y muerte o pérdida de la mascota (solo perros y gatos) por robo o extravío,  además cuentan con clínicas y hospitales a nivel nacional afiliadas a la respectiva aseguradora, ofreciendo una atención médica de veterinarios profesionales, así reza la publicidad de las empresas de seguros.

Los requisitos varían para cada animal

Para un gato, éste debe estar entre dos meses y nueve años de edad; haber cumplido con el esquema de vacunación anual según la edad establecido en el carnet correspondiente, el cual debe contener sello, nombre, cédula y firma del médico veterinario, que la emite, así como las calcomanías o datos de las vacunas aplicadas a la mascota.

Las vacunas deben ser  Rinotraqueitis,  calicivirus, panleucopenia felina, leucemia viral felina (o previa prueba serológica que lo acredite como negativo a leucemia/sida felina y vacuna antirrábica, así como aquellas otras que por dictamen de la autoridad sanitaria fuera precisas administrar en un momento dado, de acuerdo con Seguros MediPet.

Mientras que para un perro, éste debe tener entre dos meses y nueve años de edad; no estar destinados a la caza, guardia y protección o cualquier deporte; haber cumplido con el esquema de vacunación anual (según la edad) establecido en el carnet correspondiente, el cual debe contener sello, nombre, cédula y firma del médico veterinario.

Según las empresas aseguradoras, para tener certeza del seguro es necesario contar con la media filiación plena de la mascota, mediante fotografías, declaraciones por escrito de sus señas particulares y todos los documentos que acrediten las características del animal.

El seguro comprende  también el  servicios funerarios, además de la  responsabilidad civil por daños que cause la mascota a un tercero a consecuencia de hechos realizados sin dolo, ya sea por culpa en el cuidado, vigilancia o por agresividad del animal.

Los costos para asegurar un animal varían en esas tres empresas, van desde los  90 pesos hasta  los  517 mensualmente, y los gastos médicos cubiertos oscilan entre los cinco mil hasta 30 mil pesos.

Autoridades incompetentes

Gustavo Larios Velasco, presidente de la AMEDEA resaltó que esas empresas abren un campo de negocios en los seguros para mascotas muy interesante, mostrando que más sectores se involucran en dar un trato digno a esos seres vivos.

Sin embargo, reconoció el activista, falta mucho por hacer, pues aun cuando se tienen en 28 entidades leyes estatales de protección animal,  la Ley Federal de Sanidad Animal y normas que tienen que ver con el manejo animal en laboratorios y universidades, la distribución de competencia es deficiente.

El trabajo de los jueces cívicos deja mucho que desear,  incluso el actuar de la policía de la Brigada de Vigilancia Animal y de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del DF (PAOT) que es la oficina para salvaguardar la protección de los animales tiene muchas carencias, ya que cuando logra el rescate de algún animal maltratado no tiene dónde llevarlo.

Leyes incumplidas

Resaltó que para hacer valer las leyes en caso de maltrato, en la Ciudad de México compete principalmente a los jueces cívicos, pero también hay atribuciones para las secretarías de Salud, Medio Ambiente, Seguridad Pública y las diferentes delegaciones políticas.

En los estados, lo normal es que la competencia recaiga en los ayuntamientos, pero hay casos en los que se designa a otro tipo de autoridad.

Pero el problema de nuestra sociedad es que la mayor parte de los servidores públicos no tienen la preparación ni la calidad profesional y ética que se requiere para cumplir adecuadamente con sus funciones y hacer valer la legislación.

Lo que más urge es que las autoridades tengan la voluntad política para estableces dos cosas, una mantener enlaces con las organizaciones sociales y, la otra establecer protocolos de actuación  de las  autoridades como son los Ministerios Públicos, porque  no es suficiente aprobar leyes si éstas no se aplican, por ello, la urgencia de que existan políticas públicas para que las legislaciones se conviertan en realidad, concluyó el presidente de la AMEDEA.

Entradas populares