Hallan la tumba de Khaba, el misterioso rey del Imperio Antiguo

El descubrimiento podría arrojar más luz sobre un período en gran parte desconocido y fechado hace más de 4.500 años


Un equipo de arqueólogos de la Egypt Exploration Society ha localizado una mastaba del Reino Antiguo (2700-2200 a. C) en la ciudad de Quesna. Según el Ministerio de Antigüedades egipcio, el hallazgo es una auténtica revelación, ya que estaríamos hablando de la primera tumba de dicho período que consigue desenterrarse en esta región del Delta, en la que hasta ahora solo se habían encontrado restos grecorromanos.


No obstante, el verdadero descubrimiento ha sido un sello con el nombre de Khaba, un rey de la III dinastía del que apenas tenemos información y que probablemente solo reinó durante seis años. Lo más conocido de este monarca egipcio son los vasos de piedra con su serej inscrito que se hallaron en la mastaba Z500 de Zawiyet el-Aryan. Los expertos le atribuyen de hecho la construcción de la cercana pirámide, aunque nunca se encontraron en ella restos de su entierro.

Los arqueólogos que han logrado el hallazgo, liderados por la doctora Joanne Rowland, llevan estudiando la zona desde el año 2006. Mediante estudios geofísicos han estado examinado una región donde hasta el momento solo quedaba constancia de presencia grecorromana representada por un mausoleo del período tardío ptolemaico, una necrópolis de esa época de halcones sagrados y un extenso cementerio romano.

Sin embargo, como ha comunicado Rowland a la prensa, fue en 2010 cuando localizaron un monumento de adobe en el norte de dicho yacimiento en el que apareció la primera gran pista: jarras de cerveza que datan de principios del Reino Antiguo (alrededor del 2.700 a.C.). La forma de este monumento indicó al grupo que se trataba de una mastaba, pero se necesitaban más investigaciones para poder comprender su arquitectura y su datación exacta.

Ministerio de Antigüedades de Egipto Objeto con sello inscrito del rey Khaba en serej
El verano pasado, los investigadores centraron su atención una vez más en este misterioso monumento y las excavaciones revelaron que la tumba tenía 14 metros de largo de norte a sur, por seis metros de ancho de este a oeste, con una capilla corredor de tres metros de ancho que corría a lo largo de su lado este. Se trata de una tumba tripartita que en la sección sur muestra un relleno de escombros que representa el montículo primordial de la creación.

Aunque la tumba había sufrido saqueos en la Antigüedad, aún contenía restos de vasijas de cerámica y de piedra que fueron colocadas entre el final de la III dinastía y el comienzo de la IV. Otros de los objetos encontrados incluían cientos de cuentas de collares que adornaron a los ocupantes de la tumba. Por desgracia, ninguno de los elementos inscritos de la tumba habían sobrevivido para informar al equipo sobre la identidad de su propietario.

Afortunadamente, en los últimos días de excavación, un artefacto extraordinario apareció en uno de los dos nichos del enterramiento: la impresión de un sello que lleva el nombre del mencionado y poco conocido rey Khaba dentro de un serej.

«Es la primera vez que se descubre una tumba del Imperio Antiguo en Quesna, ciudad conocía hasta ahora solo por sus restos romanos», aseguró el Ministro de Antigüedades egipcio, el Dr. Mamdouh Al Damaty, tras conocer el hallazgo. Esta es la primera tumba excavada en más de 100 años que se puede asignar con certeza al reinado dicho monarca. Además, según el ministro, su situación en el centro de Delta «plantea varias preguntas acerca de la administración provincial de Egipto durante la tercera dinastía y sobre la identidad de los individuos» que fueron enterrados en la mastaba de Quesna. El equipo de la doctora Rowland seguirá trabajando en esta zona durante el próximo año con la esperanza de poder responder a algunas de estas preguntas.

Un rey muy misterioso

Sabemos muy poco sobre la vida del rey Khaba. El ministro Al-Damaty apunta a que este monarca probablemente gobernó alrededor del 2.670 a.C., lo que le convierte en uno de los primeros reyes del Reino Antiguo.

La página web de Turismo egipcio sostiene que Khaba, cuyo nombre significa «El Alma aparece», pudo haber sido el penúltimo rey de la III dinastía, aunque también se ha sugerido que podría ser uno de los nombres de Huni, último monarca de esta dinastía. Los cuencos de piedra grabados con el nombre de un rey eran una práctica común durante la primera y el comienzo de la segunda dinastía, que finaliza con el reinado de Khasekhemwy.

Sin embargo, la mayoría de los estudiosos, señala la web, identifican a Khaba como uno de los predecesores de Huni. Y es la estrecha similitud arquitectónica existente entre la pirámide inacabada de Sekhemkhet y el de Zawiyet el-Aryan la que hace que los expertos en la materia consideren que Khaba se identifique con más garantías como sucesor inmediato de Sekhemkhet, siempre que la pirámide pertenezca al rey Khaba.

Entradas populares