Senadores a Irán: El acuerdo nuclear podría expirar cuando Obama se vaya

Entre los senadores firmantes se encuentran los candidatos presidenciales para las elecciones del 2016, Marco Rubio, Ted Cruz y Rand Paul.


Casi la mitad de los senadores de Estados Unidos suscribieron una carta abierta a la dirigencia iraní, advirtiéndole que cualquier acuerdo alcanzado entre Washington y Teherán en las actuales negociaciones nucleares no tendrá vigencia cuando el presidente norteamericano, Barack Obama, finalice su mandato.

La carta firmada por 47 senadores republicanos constituye el último esfuerzo de presión sobre la Administración Obama para que le permita al Congreso revisar las negociaciones nucleares y el acuerdo que se está gestando.

"Hemos advertido mientras observamos sus negociaciones nucleares con nuestro gobierno que ustedes no comprenden plenamente nuestro sistema constitucional... Todo lo que no sea aprobado por el Congreso es un mero acuerdo ejecutivo", pusieron de relieve los legisladores.

"El próximo presidente podría revocar dicho acuerdo ejecutivo con el trazo de una pluma y los Congresos futuros podrían modificar los términos del acuerdo en cualquier momento".

Al llamar la atención sobre la naturaleza de corto plazo del acuerdo sin la venia del Congreso, los dirigentes republicanos están aparentemente empujando a Teherán a reconsiderar su movida de cara a la próxima ronda de negociaciones que comienza el 15 de marzo.

Entre los senadores firmantes se encuentran los candidatos presidenciales para las elecciones del 2016, Marco Rubio, Ted Cruz y Rand Paul.

“Los ayatollahs de Irán deben saber antes de acordar cualquier pacto nuclear que… todo acuerdo unilateral con el Ejecutivo lo aceptarán bajo su propio riesgo”, apuntó el senador Tom Cotton.

La carrera nuclear iraní se ha convertido un caballito de batalla para la campaña presidencial de los republicanos para el 2016; en tanto que numerosos legisladores prominentes critican el acuerdo que se está gestando, alertando que no es lo suficientemente asertivo como para impedir que Irán adquiera armas nucleares.

Obama ha asegurado que si no se logran suficientes garantías para que Irán no obtenga armas nucleares; Washington abandonará las negociaciones. No obstante, los legisladores desconfían de la Casa Blanca y están tratando de hacer aprobar una ley que otorgue al Senado la posibilidad de invalidar el acuerdo final del presidente.

El contorno general de la propuesta incluye, según los reportes, inspecciones regulares, el congelamiento de la actividad nuclear sensible por al menos diez años y la restricción del número de centrifugadoras permitidas y limitar el enriquecimiento de uranio.

Estados Unidos está presionando para que las negociaciones para alcanzar un acuerdo marco concluyan antes del plazo, a fines de marzo. En tal caso, un acuerdo final se firmaría a fines de junio.

También se espera que el Congreso considere legislar para fin de mes una ley para aumentar las sanciones sobre Teherán si no logra alcanzar un acuerdo. Aunque, Obama ha prometido que vetará tal medida.

Los negociadores de EE.UU. e Irán han expresado un cauto optimismo, insinuando que un acuerdo nuclear estaría al alcance de la mano.

Entradas populares