Reelección de Netanyahu pende de un hilo en comicios israelíes

El voto árabe puede ser crucial para que el Campo Sionista, de centro izquierda, le arrebate el gobierno al primer ministro derechista


Millones de israelíes votaban el martes en una elección reñida, donde Benjamin Netanyahu enfrenta una férrea batalla para derrotar la campaña de la oposición de centroizquierda que busca negarle un cuarto periodo como primer ministro.

En muchos aspectos, los comicios se han convertido en un referéndum sobre "Bibi" Netanyahu, en el poder durante nueve años repartidos en tres periodos. Si gana de nuevo estaría en camino de convertirse en el primer ministro de Israel con más años en el cargo.

La campaña de Netanyahu se ha centrado en la amenaza del programa nuclear iraní y la propagación de los islamistas radicales.

Sin embargo, muchos israelíes dicen estar hartos de este mensaje y, como resultado, la campaña de centroizquierda se ha enfocado en temas socioeconómicos, especialmente en el alto costo de vida en Israel, lo que parece haber sumado apoyo entre los votantes.

En las últimas encuestas de opinión publicadas el 13 de marzo, el bloque centroizquierdista Unión Sionista, liderado por Isaac Herzog, mantenía una ventaja de cuatro escaños sobre el derechista partido Likud de Netanyahu, un margen que lo encaminaba a una sorpresiva victoria.

Pero en los últimos tres días de campaña, Netanyahu buscó intensamente movilizar a la base de su partido y atraer los votos de otros sectores de derecha, como los partidos nacionalistas, prometiendo la construcción de más asentamientos judíos y asegurando que los palestinos no tendrán su propio Estado si es reelegido.

Esas promesas, de llevarse a cabo, aislarán aún más a Israel de Estados Unidos y la Unión Europea, pero es posible que en cierta medida convenzan a los votantes.

Las encuestas muestran que alrededor de un 15 por ciento de los votantes están indecisos, lo que significa que este grupo podría influir ampliamente en el resultado. Las encuestas de opinión rara vez han sido un factor de predicción preciso de las elecciones israelíes en el pasado.

La elección termina a las 22:00 hora local (2000 GMT) del martes y las primeras encuestas a boca de urna serán divulgadas inmediatamente después.

Ningún partido ha logrado nunca una mayoría absoluta en los 67 años de historia de Israel, por lo que la formación de una coalición es la norma.

Esta alianza es un juego altamente impredecible, ya que un amplio número de pactos son posibles entre los 10 o 11 partidos que se prevé logren un lugar en el Parlamento de 120 escaños, el Knesset.

TÁCTICAS DE COALICIÓN

Puesto que hay un mayor número de partidos de derecha y extrema derecha en el espectro político, Netanyahu está probablemente mejor situado para improvisar una coalición, incluso si pierde por poco las elecciones.

Bajo un cielo soleado, Netanyahu acudió temprano a votar acompañado de su esposa y uno de sus hijos en una escuela cercana a su casa en Jerusalén. Reconoció que se trata de una reñida carrera e instó a los votantes a respaldar a la derecha.

"Para evitar la llegada al poder de un partido de izquierda, sólo hay una cosa que hacer: cerrar la brecha", dijo.

Herzog, por su parte, votó en Tel Aviv, donde hizo hincapié en que la elección puede marcar un giro en Israel.

"El que quiere seguir el camino de 'Bibi' -la desesperación y decepción- puede votar por él", dijo. "Pero el que quiere un cambio, esperanza y realmente un mejor futuro para Israel, vote por la Unión Sionista bajo mi liderazgo", agregó.

El político centroizquierdista de 54 años, hijo de un ex presidente y nieto de uno de los rabinos más importante de Israel, está muy cerca de dar una gran sorpresa.

Si bien su liderazgo ha sido criticado en el pasado, ha mostrado ingenio e inteligencia en la campaña, lo que le ha permitido reforzar su imagen entre los votantes.

"Por primera vez en mi vida, voy a votar por el Partido Laborista, que es la Unión Sionista", dijo Dedi Cohen, un abogado de 39 años de Tel Aviv.

"El riesgo de que Netanyahu forme el próximo Gobierno es demasiado grande. ¿Cuánto tiempo ha estado en el poder? ¿Nueve años? Es demasiado. Basta", sostuvo.

Entradas populares