Israel espera alentar el turismo con la visita del papa Francisco

Los ataques a centros cristianos se han reducido en las últimas semanas tras una redada policial en la que fueron arrestadas un centenar de personas.


El Gobierno espera dar este año un impulso al número de turistas extranjeros gracias a la visita que el papa Francisco realizará el domingo y el lunes próximos, a pesar de que el pontífice sólo estará un día en el país y no arrastra una ola de peregrinos.

"A pesar de que es corta, es una visita muy importante que nos permitirá exponer la verdadera cara de Israel a través de la televisión", dijo el ministro de Turismo, Uzi Landau, en una entrevista en Jerusalén.



Landau destacó, sin embargo, que en este caso no se trata de un turismo inmediato, sino más bien a largo plazo, en parte porque Francisco no celebrará misa en el país como lo hicieron Juan Pablo II y Benedicto XVI.

El actual pontífice sólo ha convocado misas multitudinarias en la capital jordana, Ammán, y en la ciudad de Belén, en la Autoridad Palestina, pero por razones de agenda se ha abstenido de visitar la Galilea, en el norte de Israel, y oficiar allí una tercera.

"Trataremos que la visita sea vista para que cristianos de todo el mundo vengan a seguir los caminos de los profetas, porque aquí están las bases de la civilización judeocristiana, aquí nacieron sus valores de libertad y democracia", explicó sobre los lugares santos.

Juan Pablo II atrajo con su peregrinaje a Tierra Santa a unos 47 mil fieles y Benedicto XVI a unos 25 mil, según cifras de la plataforma que aglutina a la mayoría de las agencias de turismo.

De acuerdo con Landau, la mitad de los turistas que visitan Israel cada año, alrededor de 3,5 millones, son cristianos, "aunque no todos lo hacen en peregrinaje".

"La política desde este ministerio es desarrollar cualquier lugar que pueda contribuir al turismo de cualquier religión. Al año invertimos 200 millones de shekels (unos 42 millones de euros) en el desarrollo y preservación de los lugares santos", puntualizó.

Preguntado por la imagen que deja la reciente ola de actos de vandalismo contra iglesias y monasterios, indicó que se trata de "pequeños grupos marginales que en nada representan a la sociedad" y pidió al turismo cristiano visitar el país para constatarlo.

"Como en todo Estado en el mundo, también en Israel hay delincuentes, y para eso tenemos a la policía, pero lleva tiempo porque se trata de individuos no organizados. Quiero también recordar que han atacado a judíos, musulmanes e incluso a soldados israelíes", destacó.

A título personal, aseguró que se "avergüenza" de este tipo de actos, pero "no por lo que piensen en otro lado, sino porque ocurren en nuestra casa y la policía aún no los ha podido arrestar".

Los ataques a centros cristianos se han reducido en las últimas semanas tras una redada policial en la que fueron arrestadas un centenar de personas.

En una valoración general sobre el viaje del pontífice, Landau resaltó que, "como las dos anteriores, la visita de Francisco apunta al acercamiento y al diálogo que existe entre el pueblo judío y la Iglesia católica".

Entradas populares