La mujer sudanesa condenada a muerte por ser cristiana da a luz en prisión

Meriam Yehya Ibrahim tuvo a su bebé mientras los tribunales deciden si es válida la condena de muerte por no profesar el islamismo


Meriam Ibrahim, la mujer sudanesa embarazada que fue condenada a muerte por negarse a renunciar a su fe cristiana, dio a luz a una niña en la madrugada de este martes.

El tribunal también ordenó que Ibrahim recibiera 100 latigazos por haber cometido "zena"- en árabe, "sexo ilegítimo" - por tener relaciones sexuales con su marido, Daniel Wani, un cristiano del sur de Sudán, que tiene la ciudadanía de Estados Unidos.

Según Solidaridad Cristiana Mundial (CSW, por sus siglas en inglés), el tribunal dictaminó que Ibrahim dejó el islam cuando se casó con un hombre cristiano.

Pero Ibrahim se opone a este planteamiento.

"Nunca fui musulmana", dijo. "Fui criada en el cristianismo desde el principio".

El tribunal dio a la madre cristiana una oportunidad para retractarse de su fe cristiana, pero Ibrahim se negó a hacerlo, según informes, diciendo al tribunal: "Yo soy cristiana, y voy a seguir siendo una cristiana".

Al igual que en muchas naciones musulmanas, las mujeres musulmanas en Sudán se les prohíbe casarse con no musulmanes, mientras que los hombres musulmanes pueden casarse fuera de su fe.

Por ley, los niños deben seguir la religión de su padre. El padre de Ibrahim era musulmán, pero su madre era una cristiana ortodoxa de Etiopía.

Ibrahim y su primer hijo, un niño de 20 meses de edad, han estado en la cárcel desde febrero.

Su esposo, que está confinado a una silla de ruedas, dijo que Ibrahim está encadenada por los tobillos en su celda y su salud se encuentra deteriorada.

Cortesía de : Mundo Cristiano

Entradas populares