¡A que no sabias! Estos alimentos te ayudarán a quemar grasa

Alimentos como los batidos de frutas y el yogur dan sensación de saciedad y así evitan que "piquemos" todo el día


by Danilo Rizzuti, freedigitalphotos.net
¿Comida que quema grasa? Bueno, estos alimentos no lo son per se, pero debido a sus propiedades –como la de regular nuestro apetito, ser desintoxicantes, actuar como diuréticos, provocar un incremento sustancial de oxidación o tener mucha proteína (esta ayuda a perder grasa porque acelera el metabolismo)- sí le ayudan al organismo a perder la sobrante.

Para comprender cómo funciona este asunto es necesario echar primero un vistazo a los famosos “metabolismo” y “calorías”. En Las recetas de @Sascha Fitness (Editorial Planeta), Sascha Barboza, la experta en nutrición fitness, recopila las opciones más exitosas para bajar de peso, comparte sus recetas de cocina y nos explica cómo funcionan estos dos procesos:

“Cuando hablamos de metabolismo nos referimos a una serie de reacciones químicas que ocurren en las células del organismo. A modo sencillo: es la cantidad de energía, es decir, calorías, que tu cuerpo quema para mantener las funciones vitales. Las calorías no solo se queman en actividades como caminar o entrenar, también en cosas básicas que nos mantienen vivos, como hacer la digestión, pensar y dormir.

No todos tenemos el mismo metabolismo. Hay quienes nacen con uno más rápido, pero estas personas suelen ser la excepción. Si tienes mayor cantidad de masa muscular, quemarás más calorías al día porque tu cuerpo deberá generar un gasto energético importante para mantenerla, lo que se traduce en un metabolismo acelerado. Si, en cambio, tienes mayor índice de masa muscular, es posible que tu metabolismo sea lento, pues tu cuerpo no gasta mucha energía en mantener grasa.

En cuanto a las calorías, la fórmula es sencilla: si consumes más energía de la que quemas, aumentas grasa; si consumes la misma energía que gastas, te mantienes; y si quemas más de la que consumes, pierdes peso”.

LAS PRIMERAS PISTAS

Existen muchas listas con los “alimentos que queman grasa” y algunas de ellas son sospechosamente largas. En realidad, no son tantos si se tienen en cuenta los estudios realizados al respecto.

Y los expertos están de acuerdo. Por ejemplo, la doctora Gillian McKeith, autora del popular libro Eres lo que comes (Editorial Planeta), en el cual ofrece un programa revitalizante de siete días con un completo plan alimenticio, consejos prácticos y una dieta desintoxicante, asegura: “En general, recomiendo a mis pacientes que tomen alimentos grasos buenos como los frutos secos, las semillas y el aguacate. 
Estos contienen grasas saludables que son necesarias para ayudar a adelgazar y reducir el colesterol. Son tan fundamentales que se denominan ‘ácidos grasos esenciales’. 

Tu organismo no los puede generar, de modo que los debes obtener de los alimentos. Creo que en realidad deberían llamarse ‘ácidos adelgazantes esenciales’. Las semillas de girasol y de calabaza, el pescado y el aguacate son buenos ejemplos de estas grasas adelgazantes esenciales”.

Entonces, comience su lista: pescado, aguacate y semillas de girasol. Y súmeles los aconsejados por Haylie Pomroy, experta en nutrición, dueña de cuatro clínicas privadas y con una lista de pacientes que van desde Robert Downey Jr. hasta Cher, en su best seller, La dieta del metabolismo acelerado (Editorial Grijalbo). 

“Los alimentos ricos en inositol y colina estimulan el metabolismo para expulsar con rapidez la grasa del organismo. Estos nutrientes, presentes en grandes cantidades en la clara de huevo y en las nueces y semillas crudas, funcionan como arqueros en la cancha: bloquean la absorción de la grasa y ayudan a expulsarla del organismo para evitar que se almacene en otro lugar”.

Haylie califica al aguacate como una verdadera estrella en este asunto. “Contiene un carbohidrato único llamado manoheptulosa, el cual ayuda a avivar el fuego del metabolismo. 

Y en las nueces y semillas crudas hay otro nutriente que reduce la velocidad del vaciamiento gástrico y al que llamo ‘grasas que te hacen sentir lleno’. 

Cuanto más tarde en vaciarse tu estómago de alimento, más oportunidades hay de que esa comida estimule al hipotálamo y a la pituitaria para que le indiquen al cuerpo que estás lleno y satisfecho”.

También se refiere a las grasas del aceite de oliva, las cuales “provocan un incremento sustancial de oxidación o quema de grasas en el cuerpo”.

ESTOS SON…

Ahora veamos las razones por las cuales estos y otros alimentos comprobados nos ayudan a adelgazar y a deshacernos de la grasa sobrante.

Canela. La experta Sascha Barboza la considera un arma contra el aumento de grasa corporal. “Contribuye mucho a bajar los niveles de glucosa en sangre”. Así es: estudios publicados en los famosos Archives of Internal Medicine, aseguran que la canela acelera en forma sorprendente el proceso metabólico del azúcar y disminuye sus niveles en la sangre. Así mismo, media cucharada al día disminuye los niveles de colesterol malo.

Legumbres. Fríjoles, lentejas y habichuelas le aportan muchísima energía a nuestro organismo y por lo tanto son las que más consumen calorías. Siempre una ración diaria.

Té verde. Muchos no dudan en calificarlo como “milagroso”, pues sus propiedades van desde hacer más lento el proceso de envejecimiento hasta prevenir el cáncer. Y para el tema que nos compete: ayuda a acelerar el metabolismo y estimula al cuerpo a que queme la grasa que tiene almacenada.

Frutas. Por supuesto todas son saludables, pero las siguientes (en especial las cítricas) han demostrado ser mejores aliadas en nuestra tarea de bajar de peso al darnos energía con menos calorías. ¿Por qué? Por contener grandes cantidades de vitamina C, la cual “despega” la grasa y ayuda a eliminarla. Por ejemplo:

• Toronja, mandarina y naranja están conformadas en un gran porcentaje por agua -lo que nos da la sensación de estar “llenas” y por eso comemos menos- y además forman parte de la lista de los cítricos más potentes.
• La manzana, no solo regula el apetito sino que desintoxica el organismo.

Aguacate.  Por fortuna muy pocas personas siguen creyendo en su mala fama. Ahora sabemos que es uno de los alimentos más saludables que existen (es antioxidante y disminuye el colesterol malo) y un excelente socio en la empresa destinada a perder grasa.

Claras de huevo. La proteína acelera el metabolismo para que queme grasas… ¡y todos sabemos que el huevo es una de las mejores fuentes! Sin contar con que cuando los comemos al desayuno nos dejan satisfechas hasta el mediodía.

Almendras y nueces. No solo reducen los niveles de colesterol “malo” sino  ayudan a eliminar la grasa sobrante.

Alimentos con glutamina. Esta sustancia combate la acumulación de grasa que contienen los alimentos. Son fuente el huevo, los frutos secos, las espinacas, la soya, el pollo y el yogur.

Suplementos y alimentos que contengan vitaminas del complejo B. Está demostrado que son de gran utilidad cuando seguimos una dieta para bajar de peso, al estimular la descomposición de la grasa. Cereales, frutos secos, uvas, verduras y hortalizas las contienen.

Estómago Plano

El exceso de grasa en el estómago es una tortura que millones de hombres y mujeres en el mundo sufren a diario al mirarse ante el espejo. ¡Y con lo difícil que es bajar de barriga! Por fortuna, y de acuerdo con pruebas recientes, cinco alimentos específicos le ayudan al organismo a deshacerse de la sobrante en esa zona, cuando su consumo se acompaña de ejercicio diario.

Avena

Está en primer lugar de la lista porque, sorprendentemente, no solo activa el mecanismo que quema las grasas, sino que le permite al metabolismo mantenerse siempre activo, “desprendiendo” la grasa acumulada.

Mariscos

Comer una porción a diario deja ver una disminución en la “barriguita”, debido a la presencia de ácidos grasos monoinsaturados.

Huevos

Por ser ricos es proteínas y en vitamina B12, potencia la tarea del metabolismo, especialmente cuando se trata de quemar las grasas del abdomen. Es recomendable consumir solo la clara.

Apio

Logra quemar más calorías de las que ganamos o consumimos, y además tiene buenas cantidades de vitamina C.

Patilla

Su labor es preventiva. Los estudios dicen que disminuye las posibilidades de que la grasa en el abdomen se acumule.

COMER Y CORRER

Conservar el balance entre las calorías que se ingieren y las que se consumen es la clave en el tema de conservar un peso saludable. Y hacer ejercicio es uno de sus pilares. En la pasada versión del  Quinto Congreso Internacional de Actividad Física y Salud Pública, cerca de 600 expertos de 69 países discutieron las últimas tendencias e investigaciones, las cuales ven en la actividad física una alternativa para combatir la epidemia de obesidad en el mundo.

Los especialistas revisaron la evolución del balance energético y cómo se han modificado los patrones de conducta, tanto del lado de la dieta como del gasto de energía a través del ejercicio y de las actividades cotidianas.

El doctor Gregory Hand, Director Adjunto del Programa de Ejercicio Clínico de la Universidad de Carolina del Sur, aseguró que cuando el cuerpo se ejercita, activa una serie de reacciones que contribuyen a un mayor consumo calórico, es decir, que aunque las personas consuman más calorías, son capaces de gastarlas más rápidamente. “Por el contrario, debemos sentirnos tristes por quienes tienen un estilo de vida sedentario, porque incluso si comen menos su gasto energético es más lento y tenderán al sobrepeso”.

Por su parte, el especialista colombiano John Duperly, investigador de la Universidad de Los Andes, destacó que más que la epidemia de obesidad en sí misma, el verdadero riesgo que enfrenta el mundo es el sedentarismo, el cual tiene efectos devastadores en la salud.  “Más que el consumo de calorías, lo que nos debe preocupar es el balance que debe haber entre la energía consumida y la gastada en nuestras actividades cotidianas. Un estilo de vida saludable incluye cinco acciones muy fáciles de implementar: no fumar, comer al menos cinco frutas diarias, mantener un peso normal, hacer una hora de actividad física y tener un consumo moderado de alcohol.

Entradas populares