El lujoso hotel en Irak que tomó y remodeló el Estado Islámico para alojar terroristas

El grupo yihadista se apoderó del Hotel Internacional de Nínive, y lo refaccionó a su estilo. Estará abierto para combatientes de otras provincias, y la noche costará cerca de 100 dólares. No tiene bar


El avance del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) sobre suelo iraquí y sirio no tiene límites. Además de sus atrocidades, el grupo terrorista ha destruido históricas esculturas y ahora se apodera de lujosos establecimientos. 

La organización yihadista circuló a través de las redes sociales una serie de fotografías en las que muestra cómo remodela un lujoso hotel de cinco estrellas, uno de los mejores de Irak.

En las imágenes se observa a un grupo de militantes extremistas refaccionando el Hotel Internacional de Nínive. Las decoraciones del exterior del edificio fueron eliminadas, los bares y salones de baile tapiados, y estrictas normas serán impuestas por ISIS para los huéspedes. En caso de incumplirlas, tal como ocurre en las sangrientas calles dominadas por los terroristas, sus extremidades serán amputadas o incluso podrán ser ejecutados.

El hotel cuenta con 262 habitaciones, una piscina, canchas de tenis, un circuito acuático interno, y un agradable jardín. Además, tiene una imponente vista al río Tigris, según consigna Daily Mail.

La estadía en este lujoso hotel cuesta cerca de 100 dólares la noche. Sin embargo, por el momento, los únicos que podrán hospedarse serán combatientes del ISIS que lleguen a la ciudad de provincias vecinas.

El establecimiento también estará abierto para casamientos de mujeres yihadistas occidentales que contraigan matrimonio con militantes del Estado Islámico.

Después de tomar el control de diversas zonas del Medio Oriente, el grupo terrorista mantuvo cerrados todos los hoteles y hostels. Pero ante su intención de establecer un Estado legítimo, comenzó a reabrir algunos edificios como una muestra de desafío para el mundo occidental.

Las estrictas normas impuestas por ISIS impiden a sus fieles tomar alcohol. Por eso, en los bares del hotel sólo se servirá agua o refrescos.

Asimismo, sus paredes fueron pintadas con un fuerte color rojo para simbolizar la sangre con la que los terroristas están inundando las calles desde que tomaron la ciudad de Mosul.

En la parte exterior del edificio ondea la bandera negra y blanca del Estado Islámico. Mientras que una serie de globos de colores brillantes fue liberada al aire, a modo de celebración, cuando se reabrió el hotel.

En una de las numerosas imágenes se ve en el salón principal una exótica fuente de agua, en forma de cascada.

Entradas populares